Greenspan no vino a salvar a los consumidores sino a enterrarlos

Por Frederick J. Sheehan. (Publicado el 16 de abril de 2010)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí http://mises.org/daily/4255.

 

7 de abril (Bloomberg) – El anterior Presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan defendió la acción de los bancos centrales en la protección de los consumidores en los años anteriores a la crisis financiera. (…) “La Reserva Federal, a menudo en colaboración con las demás agencias bancarias federales, fue bastante activa en buscar la protección de los consumidores frente a los vendedores de hipotecas”, dijo Greenspan en su testimonio de hoy en una audiencia ante la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera en Washington.

7 de abril (Bloomberg) – “Hay un montón de amnesia que aparece”, dijo Greenspan.

La atención que dedicó Alan Greenspan a la protección del consumidor el 7 de abril de 2010, fue una extraña maniobra de diversión, pues fue eso. La Comisión de Investigación de la Crisis Financiera había penetrado hasta un nivel incómodo las débiles defensas con las que Greenspan había soñado justificar su indefendible comportamiento. Por ejemplo, ofreció una respuesta ridícula cuando se le preguntó acerca de si la política monetaria fue un fracaso durante su permanencia en el cargo. Greenspan cambió de tema, sólo para recibir de nuevo la misma pregunta (sospecho que para sorpresa de Greenspan). De nuevo se salió por la tangente. Quizá hasta Greenspan entendió que se había visto que el emperador no llevaba ropa.

Para quienes no sufran un ataque de amnesia, su fidelidad al consumidor fue una sorpresa. Esto es, para quienes hayan leído los informes de Greenspan. Sólo necesitamos revisar las transcripciones de las reuniones del Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés) de 2002. El hombre que creó su reputación como discípulo de Ayn Rand (en realidad, una falsedad) quiso encarecidamente quitar la autosuficiencia del consumidor de economía. Tuvo éxito.

La economía estaba saliendo de la recesión, aunque imperceptiblemente. El ingreso familiar medio bajó en Estados Unidos todos los años de 2000 a 2004. Para la Fed, el gasto en consumo dirige la economía. Como los ingresos laborales no animaban el PIB, la financiación innovadora del consumidor era una obsesión de la FOMC.

El presidente de la Reserva Federal gastó el año, no tratando de proteger a los consumidores, sino de enterrarlos. En la reunión de marzo de 2002, dijo: “Si los tipos hipotecarios suben, tendremos algunos efectos restrictivos en gastos de consumo personal pues buena parte de éstos se han financiado con los márgenes de revalorización de los valores de la vivienda”.

En las reuniones de 2002, Greenspan empleó una buena parte del tiempo hablando de que los consumidores liquidaban los márgenes de sus viviendas y (sólo animaría el PIB con el “y”) gastándolos. Greenspan informaba acerca del creciente nivel de dinero de consumidores proveniente de ventas de viviendas y refinanciaciones con entrega de nuevo dinero.

Primero, sobre las ventas de viviendas: “Sabemos, por ejemplo, que el actual nivel de movimiento de viviendas existente es bastante dinámico y que el beneficio medio sobre una vivienda existente está por encima de los 5.000$. Una parte sustancial del beneficio por el margen atribuido a las ventas de viviendas, que se sitúa en un nivel anual cercano a los 200.000 millones de dólares, se gasta en consumo personal y modernización de viviendas, dos componentes, por supuesto, del PIB”. Por supuesto, el crecimiento del PIB es el barómetro de popularidad del presidente de la Reserva Federal.

Primero, sobre lo obtenido mediante refinanciación: “Las solicitudes reportadas por la Asociación de Bancos Hipotecarios [están mostrando] un aumento muy grande en salidas de efectivo. Estimamos que también se mueven en torno a los 200.000 millones de dólares, muy significativamente por encima de lo que estaban hace un año o dieciocho meses”.

Eran buenas noticias: “Pienso que es bastante evidente que los niveles sin precedentes de liquidaciones de márgenes sobre viviendas han ejercido un fuerte impulso al gasto familiar”.

También en la reunión de septiembre: “No hay duda de que una buena parte de la robustez de los gastos familiares proviene de [las salidas de efectivo de márgenes de vivienda]. Los automóviles y furgonetas, que han sido bastante fuertes, son ejemplos de objetos caros que se han comprado desproporcionadamente cuando se obtiene un margen por la venta de una casa”.

En noviembre él pensaba que “es difícil evitar la conclusión de que en algún punto de nuestro extraordinario auge de la vivienda y su conversión en grandes márgenes de beneficio, financiado por muy grandes incrementos en deuda hipotecaria, no puede continuar indefinidamente en el futuro” (énfasis añadido).

Estupendo, como se le dijo a Edward Gramlich en la reunión de agosto:

GRAMLICH: “Sólo es que estoy incómodo con que la refinanciación de la vivienda deba ser la fuente de tan gran parte de nuestra recuperación”.

GREENSPAN: “Pareces un verdadero conservador”.

Así hablaba el regulador bancario en jefe, responsable de la solvencia del sistema bancario.

En la reunión de agosto de 2002, Greenspan desarrolló una teoría, una que puede realmente funcionar en el mundo real: la rebaja de los tipos de interés desempeña un papel importante en el comercio, el beneficio y el gasto. (El personal de la Reserva Federal creía que sólo importaba el nivel de los tipos de interés). El presidente declaraba que

La rebaja [en el rendimiento del Tesoro a 10 años] había tenido un impacto importante en los tipos hipotecarios a treinta años (…) Estamos viendo cambios muy significativos en los mercados hipotecarios y, como he indicado antes, el aumento de los valores de la vivienda se acumula durante años porque los precios de las viviendas raramente son negativos. Lo que estamos viendo en este momento es un ritmo muy alto de comercio de viviendas. Las ventas de casas existentes es muy grande.

Los cambios eran tan importantes como la subida de precios. Un ritmo más rápido en el comercio de viviendas, multiplicado por los beneficios de la venta de casas, llevaba a un mayor gasto en consumo de los beneficios.

En la reunión de noviembre, Greenspan expuso de nuevo su teoría de la rebaja de los tipos de interés: “En resumen, me sorprende que estemos viendo una economía que potencialmente tiene una tendencia significativa al alza si puede superar este momento de tranquilidad. (…) Mi sugerencia sería rebajar la tasa de interés de los fondos en 50 puntos básicos… es posible que un movimiento así sea un error. Pero sería un error que no tendría consecuencias muy significativas”. La FOMC votó recortar la tasa de interés de los fondos.

Podría parecer extraordinario, si no estuviéramos hablando de Alan Greenspan, que el presidente de la Reserva Federal se embarcara activamente en ingeniería financiera con la intención concreta de cargar a los estadounidenses con más deuda en el momento en que caían sus ingresos.

Las consecuencias hoy son más visibles en Las Vegas, el interior de California y el sur de Florida. Respecto de Greenspan, la Fed había bajado los tipos de interés 12 veces en 2001 y 2002, del 6,5% al 1,25%. Su teoría se quedaba sin munición. La manipulación de Greenspan de los tipos hipotecarios fijos a 30 años. ¿Cómo se ajusta su teoría del 2002 con esta teoría del 2010 de que los tipos de interés a corto plazo fijados por la Fed no tuvieron ninguna influencia en la burbuja hipotecaria?) En 2004 y 2005, dio conferencias exhortando a los estadounidenses a comprar hipotecas de tipo variable, de pago de sólo intereses y amortización negativa.

El hombre nunca deja de intentarlo.

 

 

Frederick Sheehan es el autor de Panderer to Power: The Untold Story of How Alan Greenspan Enriched Wall Street and Left a Legacy of Recession. Escribe un blog en aucontrarian.com.

Published Mon, Apr 19 2010 7:02 PM by euribe