Ellos eligieron la libertad

Por Walter Block. (Publicado el 12 de enero de 2011)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/4958.

[I Chose Liberty: Autobiographies of Contemporary Libertarians • Walter Block • Ludwig von Mises Institute, 2010 • x + 398 páginas]

 

¿Por qué es tan importante que los austrolibertarios tengamos un libro de autobiografías como éste? (Sí, sí, lo sé, la economía austriaca es una ciencia positiva, mientras que el libertarismo es una disciplina normativa. Pero soy miembro de ambos grupos y creo que es importante incluir ambos de una sola vez). Hay varias razones. Permítanme listarlas y explicarlas.

La primera y tal vez la más importante, es que la filosofía política libertaria y la economía austriaca son la última gran esperanza para la humanidad. Si nuestra atribulada especie ha de crecer y prosperar, no digamos sobrevivir sin exterminarnos, debemos actuar de acuerdo con las prescripciones de estas dos disciplinas.

Seguir el principio de no agresión (PNA) y los derechos de propiedad privada basados en al ocupación del libertarismo es la única forma de que podamos verdaderamente llevarnos bien con los demás. Y la economía austriaca es la condición necesaria para entender que las actividades comerciales voluntarias (“actos capitalistas entre adultos que consienten en ellos”, por usar la muy feliz expresión de Nozick) promueven la prosperidad, la salud y el bienestar y reducen la pobreza. Así que cualquier cosa que haga públicos estos dos mensajes distintos debe ser considerada como un sumando, un gran sumando y este libro indudablemente hace justamente eso.

Segundo, este libro promoverá el espíritu de cuerpo del movimiento austrolibertario. ¿Cuántas veces nos han ridiculizado nuestros vecinos, familiares, compañeros de trabajo e incluso amigos por promover esta filosofía? La gente me escribe continuamente para contarme sus desventuras cuando sostienen, por ejemplo, que la ley de salario mínimo crea desempleo para los no cualificados o que la expansión monetaria por parte de la Fed lleva a la inflación y el ciclo económico o que el libre comercio, incluyendo la contratación de mano de obra, promueve el progreso humano.

Una vez estuve en un debate. Dije que estaría a favor de un ecologismo de libre mercado (ELM), de la opinión de que los precios del libre mercado y una rígida protección de los derechos de propiedad privada servirían a fines ecológicos. Mi oponente en ese debate no había oído hasta entonces siquiera hablar del ELM. Cuando después de unos pocos minutos, entendió lo esencial de lo que estaba diciendo, estalló en una carcajada. No era una treta por su parte para amedrentarme; pensó honradamente que el ELM era gracioso y lo mismo hizo la mayoría de la audiencia universitaria a la que ambos nos estábamos dirigiendo.

Quiero decir que todos hemos tenido experiencias de este tipo. Pero leer acerca de sucesos muy similares sufridos por muchos de los líderes de nuestro movimiento demuestra, como pocas cosas pueden hacer, que no estamos solos. Si incluso los contribuidores a este libro pueden verse maltratados de esta forma, también nosotros podremos soportar mejor esas lanzas y venablos.

Tercero, siendo la sociedad como es actualmente, probablemente muy pocos de quienes escribieron ensayos para este libro publiquen autobiografías completas por sí mismos. En una sociedad justa, probablemente las principales editoriales estarían rogando a todos estos investigadores las historias en un libro de sus vidas intelectuales y profesionales. Llegado el momento, probablemente esto solo les ocurra hoy día a unos pocos, como Ron Paul y Andrew Napolitano. Así que esta recopilación sirve para un fin importante: ofrecer al público las vidas interiores de varias docenas de personas cuyas historias en otro caso nunca se habrían publicado.

Cuarto, probablemente esto traerá más conversos a la causa de la libertad y la economía racional. Uno de los ataques al movimiento austrolibertario es que sus defensores son frías máquinas calculadoras, con signos del dólar en sus pupilas y cajas registradoras donde debería estar su corazón. Homo economicus y todo eso.

Olviden el hecho de que esta caracterización se aplica no solo a los libertarios austriacos, sino más bien a todos los miembros de la profesión de la economía. Las historias personales son ideales para dejar las cosas claras en este aspecto. Desafío a cualquier a leer estas historias y seguir asegurando que nuestro líderes son gente fría a la que no le conmueve el fantasma de gente sufriendo en la pobreza y, por si fuera poco, están en la nómina de ricos explotadores capitalistas que quieren exprimir a los pobres, sin mencionar muchas otras acusaciones contra los defensores del libre mercado.

De otra cosa de la que nos acusan es de que nuestro movimiento está compuesto enteramente de hombres heterosexuales blancos y cristianos. Sí, si, por supuesto, esto no es más que un rechazo ad hominem de nuestra filosofía. Sin duda, la piedra de toque de cualquier opinión política no debería hacerse basándose en los tipos de personas que la sostienen, sino por el contrario en si es cierta, moral, justa y compatible con el bienestar y la libertad humanos.

Sin embargo, siendo la gente como es, este argumento no siempre resulta convincente. Así que por suerte el presente libro cuenta las historia de algunos, es verdad que pocos, individuos que no responden exactamente a ese patrón. Sus experiencias vitales en el movimiento por la libertad son particularmente penosas.

Pero tal vez la contribución más importante de este libro es que es divertido de leer. Y no solo se saca diversión de estas páginas, aunque hay bastante. También, y no es una contradicción, hay otros tipos de emociones que saltan de las páginas.

Por ejemplo (debo confesarlo) la historia que cuenta Joe Salerno hizo que me saltaran realmente las lágrimas. Desafío a los lectores a que pasen el capítulo de Salerno, no digamos el libro entero, sin tener los ojos húmedos en más que unos pocos pasajes.

Uno de mis tipos de novelas favoritos es del Retrato del artista adolescente: ¿Cómo empezó un profesional consumado? ¿Cuáles fueron sus retos? ¿Cómo los superó? Mencionaría este aspecto Queen's Gambit, de Walter Tevis, y La promesa y Los elegidos, de Chaim Potok. Bueno, este volumen es una cornucopia de historias así. Parte de la explicación de esto, y estoy muy satisfecho de hacerlo después de examinar el resultado, es que pedí a los contribuidores considerar responder a las siguientes preguntas: ¿Cómo era la vida antes de que descubrieras la economía austriaca o el libertarismo? ¿Cuál fue tu proceso de conversión? ¿Quiénes te guiaron en este viaje? ¿Cuáles fueron las lecturas que más te influyeron en este aspecto? ¿Qué cambios se han producido en tu vida como consecuencia?

Así que, gentil lector, le deseo muchas horas de felicidad y no poca inspiración cuando examine este libro.

 

 

Walter Block es investigador eminente Harold E. Wirth, catedrático de economía en la Universidad de Loyola, investigador senior del Instituto Mises y columnista habitual para LewRockwell.com.

Published Wed, Jan 12 2011 8:01 PM by euribe