Misesificando la Wiki

Por Daniel James Sanchez. (Publicado el 22 de febrero de 2011)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/5032.

 

Escribí los siguientes “esbozos” (artículos incompletos) de la Mises Wiki tomando todos los párrafos de la primera sección de la introducción de La acción humana, preguntándome: “¿A qué tema aplicaría mejor este párrafo?” y luego buscando en mi memoria y haciendo un poco de investigación. Los tres artículos resultantes son “Idealismo alemán”, “Utopía” e “Historia del pensamiento económico”.

Pienso que es una buena aproximación, porque para ser fiel a su nombre, la Mises Wiki realmente tendría que usar el pensamiento de Ludwig von Mises como punto de partida.

¡Una vez me acostumbré a las ventajas de “Wikimedia” y desarrollé un patrón de trabajo, resultó muy divertido y adictivo! Cada vez que miraba uno de mis esbozos, encontraba algo nuevo que me hacái decir: “¡Vale, ahora eso realmente pide también una cita a pie de página! que leí algo en alguna parte que respaldaría eso…” Invito a todo investigador misesiano (aficionado o no) a ayudarme a dar cuerpo a estos (y otros) artículos y a empezar otros nuevos. ¡Simplemente creen una cuenta y utilicen cualquiera de los grandes recursos de la página de ayuda de Mises Wiki para empezar!

---------------------------

Idealismo alemán

Ludwig von Mises estaba, en buena medida, explicando el idealismo alemán cuando escribió:

Hace tiempo que los filósofos ansían determinar los fines que Dios o la Naturaleza están tratando de alcanzar en el discurrir de la historia humana. Buscaban la ley del destino y la evolución de la humanidad. Pero incluso aquellos pensadores cuya investigación estaba libre de cualquier tendencia teológica fracasaron completamente en sus esfuerzos porque utilizaban un método defectuoso. Se ocupaban de la humanidad como un todo o de otros conceptos holísticos como nación, raza o iglesia. Establecían muy arbitrariamente los fines a los que el comportamiento de cada colectivo está obligado a seguir. Pero no podían responder satisfactoriamente a la pregunta respecto de qué factores obligaban a los distintos individuos actuantes a comportarse de una forma tal que se alcanzara el objetivo al que apuntaba la evolución inexorable del colectivo. Había recurrido a cambios desesperados: interferencia milagrosa de la deidad, ya sea por revelación o por la delegación de profetas y líderes consagrados enviados por Dios, armonía preestablecida, predestinación o la operación de un “alma mundial” o un “alma nacional” mítica y fabulosa. Otros hablan de una “astucia de la naturaleza”, que implantada en el hombre le impulsa inadvertidamente por el camino preciso que la Naturaleza quiere que tome”.[1]

La “astucia de la naturaleza” es una interpretación hegeliana de la doctrina del “plan de la naturaleza” de Immanuel Kant.[2] “Alma mundial” y “alma nacional” se refieren, respectivamente, a los conceptos de weltgeist y volksgeist, ambos asociados al sistema filosófico de G.W.F. Hegel.[3] De acuerdo con Mises, Hegel pretendía ser una especie de profeta de la Geist.[4]

Mises era muy crítico con estas doctrinas holísticas, porque proponían que “la sociedad es una entidad que vive su propia vida, independiente y separada de las vidas de los distintos individuos, actuando por su propia cuenta y buscando sus propios fines, que son distintos de los buscados por los individuos”. Mises argumentaba que solo los individuos actúan y por tanto empezar “el estudio de la acción humana a partir de las unidades colectivas” no tiene sentido.[5] En su lugar, Mises seguía el principio del individualismo metodológico.[6]

---------------------------

Una utopía es una posible sociedad ideal. Los planes sociopolíticos se consideran especialmente “utópicos” cuando se percibe que fracasarán debido a la naturaleza humana, las leyes económicas o cualquier otra consideración primaria.

Ludwig von Mises, al explicar la filosofía social antes de la llegada de la ciencia económica escribía:

Otros filósofos fueron más realistas. No trataron de descubrir los designios de la Naturaleza o de Dios. Miraban a las cosas humanas desde el punto de vista del gobierno. Trataban de establecer reglas de acción política, una técnica, por decirlo así, de gobierno y estado. Las mentes especulativas trazaban planes ambiciosos para una reforma completa y una reconstrucción de la sociedad. Los más modestos se sentían satisfechos con una recolección y sistematización de los datos de la experiencia histórica. Pero todos estaban completamente convencidos de que en el curso de los acontecimientos sociales no se había encontrado aún esa regularidad e invariabilidad de los fenómenos en la operación del razonamiento humano y en la secuencia de los fenómenos naturales. No buscaban las leyes de la cooperación social porque pensaban que el hombre podía organizar la sociedad a su placer. Si las condiciones sociales no cumplían los deseos de los reformadores, si sus utopías resultaban irrealizables, el defecto se buscaba en el fracaso moral del hombre. Los problemas sociales se consideraban problemas éticos. Lo que se necesitaba para construir la sociedad ideal, pensaban, eran buenos príncipes y virtuosos ciudadanos. Con los hombres correctos, podrían realizarse cualquier utopía.[7]

La tradición que explica aquí Mises se remonta hasta el plan sociopolítico de Platón en La república.[8] El plantel de notables teóricos de la reforma utópica que precedieron a la ciencia económica también incluye a Sir Thomas More y Sir Francis Bacon.[9]

---------------------------

Historia del pensamiento económico

La historia del pensamiento económico es la historia de las teorías relativas a la acción humana y especialmente al proceso del mercado.

Por citar a Ludwig von Mises:

La economía es la más joven de todas las ciencias. En los últimos doscientos años, es cierto, han aparecido muchas nuevas ciencias a partir de las disciplinas que ya conocían los antiguos griegos. Sin embargo lo que ocurrió fue meramente que partes del conocimiento ya hallado que encontraron su lugar en el complejo del viejo sistema de enseñanza ahora se convierten en autónomas. El campo de estudio se subdividió mejor y se trató con nuevos métodos: por ello se descubrieron nuevos campos y la gente empezó a ver las cosas desde perspectivas distintas de las de sus predecesores. El propio campo no se amplió. Pero la economía abrió a la ciencia humana un dominio previamente inaccesible y en el que nunca se había pensado. El descubrimiento de una regularidad en la secuencia e interdependencia de los fenómenos del mercado iba más allá de los límites del sistema de enseñanza tradicional. Conllevaba un conocimiento que no podía considerarse ni como lógica, ni matemáticas, psicóloga, física o biología.[10]

Tratados sistemáticos de lógica, psicología y biología se realizaron ya en el siglo IV a de C.[11] Las ciencias de las matemáticas y la física son aún más antiguas.[12] Desde los tiempos antiguos, los escritores han aportado ideas fragmentarias sobre consideraciones praxeológicas y económicas. Sin embargo, la economía como ciencia no apareció hasta el Ensayo de teoría de económica, de Richard Cantillon (escrito en 1730 y publicado en 1755), que fue el primer tratado unitario y sistemático del proceso de mercado.[13]

Wertfreiheit y el adviento de la ciencia económica

La aproximación tomadas por la filosofía social antes del adviento de la ciencia económica era en buena medida normativa y utópica. Aún así, de acuerdo con Mises:

El descubrimiento de la inevitable interdependencia de los fenómenos del mercado elimina esta opinión. Perpleja, la gente tuvo que afrontar una nueva visión de la sociedad. Aprendieron con estupefacción que hay otro aspecto desde el que podría verse la acción humana distinto del bueno o malo, del justo o injusto. En el curso de los acontecimientos sociales prevalece una regularidad en los fenómenos a la que el hombre debe ajustar sus acciones si quiere tener éxito. Es inútil aproximarse a los hechos sociales con la actitud de un censor que aprueba o desaprueba desde el punto de vista de estándares bastante arbitrarios y juicios subjetivos de valor. Debemos estudiar las leyes de la acción humana y la cooperación social como los médicos estudian las leyes de la naturaleza. La acción humana y la cooperación social vistas como el objeto de una ciencia de relaciones dadas, ya no como una disciplina normativa de las cosas como tendrían que ser: esto fue una revolución de tremendas consecuencias para el conocimiento y la filosofía, así como para la acción social.[14]

La aproximación “libre de valores” a las ciencias sociales se conoce como “wertfreiheit”.

Las limitaciones de la economía política clásica

La tradición político-económica de Adam Smith y David Ricardo no consiguió formular una teoría sólida del valor y el precio. Fueron incapaces de encontrar la conexión teórica entre precios de mercado y preferencias del consumidor. Por esta razón, a los consumidores se les dejó en buena parte fuera del cuadro. Esto limitaba el nuevo método introducido por la ciencia económica para el tratamiento de la gente en su papel como productores. Así que la economía se desdeñaba como una ciencia inútil que se ocupaba solo de un ficticio “homo economicus” (un hombre solo preocupado por el beneficio monetario). Como explica Mises:

Sin embargo durante más de cien años los efectos de este cambio radical en los métodos de razonamiento se vio muy restringido porque la gente creía que se referían solo a una campo estrecho del campo total de la acción humana, a saber, a los fenómenos de mercado. Los economistas clásicos  encontraron en la realización de sus investigaciones un obstáculo que no podían eliminar, la aparente antinomia del valor. Su teoría del valor era defectuosa y les obligaba a restringir el ámbito de su ciencia. Hasta finales del siglo XIX, la economía política se mantuvo como una ciencia de los aspectos “económicos” de la acción humana, una teoría de la riqueza y el egoísmo. Se ocupaba de la acción humana solo en la medida en la que le movía lo que se describía (bastante insatisfactoriamente) como el motivo del beneficio y afirmaba que hay además otra acción humana cuyo tratamiento es tarea de otras disciplinas. La transformación del pensamiento que los economistas clásicos habían iniciado se llevó a su consumación solo por la economía subjetivista moderna, que convertía la teoría de los precios de mercado en una teoría general de la elección humana.[15]

Por “economía subjetivista moderna” Mises se estaba refiriendo a la economía después de la formulación de la teoría marginal del valor, que, al explicar el enlace entre precios y preferencias de consumo, permitió finalmente la aplicación de los método introducidos por la ciencia económica para el “hombre total”, el hombre como consumidor al tiempo que como productor.

Praxeología

Mises continúa escribiendo:

Durante mucho tiempo los hombre no se dieron cuenta de que la transición de la teoría clásica del valor a la teoría subjetiva del valor era mucho más que no sustitución de una teoría menos satisfactoria del intercambio del mercado por una más satisfactoria. La teoría general de la elección y la preferencia va mucho más allá del horizonte  que acompaña el ámbito de los problemas económicos circunscritos por economistas como Cantillon, Hume y Adam Smith hasta John Stuart Mill. Es mucho más que sencillamente una teoría del “lado económico” de los trabajos humanos y del hombre trabajando por productos y mejoras en su bienestar material. Es la ciencia de todo tipo de acción humana. Elegir determina todas las decisiones humanas. Al realizar su elección, el hombre no solo elige entre distintas cosas y servicios materiales. Todos los valores humanos se ofrecen como opción. Todos los fines y todos los medios, tanto materiales como ideales, lo sublime y lo básico, no noble y lo innoble, se colocan en una única fila y se someten a una decisión que elige una cosa y deja de lado otra. Nada de lo que busquen los hombres o pretendan evitar permanece fuera de esta disposición en una única escala de gradación y preferencia. La teoría moderna del valor amplia el horizonte científico y engrandece el campo de los estudios económicos. De la economía política de la escuela clásica emerge la teoría general de la acción humana, la praxeología.

Los problemas económicos o catalácticos se integran en una ciencia más general y ya no pueden separarse de esta conexión. Ningún tratamiento adecuado de los problemas económicos puede evitar empezar desde los actos de elección: la economía se convierte en una perta, aunque hasta ahora la más desarrollada, de una ciencia más universal, la praxeología.[16]

El propio Mises fue el primer economista en delinear explícitamente la “teoría general de la elección humana” que hizo posible la teoría del valor subjetivo. Lo hizo por primera vez en su Epistemological Problems in Economic Science (1933), en la que se refería a la teoría general de la elección humana como “sociología”. Posteriormente profundizó en la teoría en La acción humana, en la que se refería a ella como “praxeología”.

 

 

Daniel James Sanchez (antes conocido por el pseudónimo J. Grayson Lilburne) es el administrador de la Academia Mises y moderador principal de los Foros de la Comunidad Mises. Escribe en el blog de Economía de Mises.org y mantiene su propio blog, Summa Anthropica. Hágase amigo suyo en Facebook.



[1] Ludwig von Mises “Introduction, 1. Economics and Praxeology”, La acción humana, edición en línea.

[2] “Esta expresión fue acuñada originalmente por Eric Weil para sugerir una similitud con la ‘astucia de la razón’ de Hegel”, Katerina Deligiorgi, “The Role of the 'Plan of Nature' in Kant's Account of History from a Philosophical Perspective”, nota al pie 3.

[3] “En espíritu, en la medida en que es la verdad inmediata, es la vida ética de una nación: - el individuo, que es un mundo”. G.W.F. Hegel, Fenomenología del espíritu, capítulo 4.

[4] Hegel (…) estaba trabajando bajo la ilusión de que la Geist, lo absoluto, se revelaría a través de sus palabras. No había nada en el universo que estuviera oculto para Hegel”.  Ludwig von Mises, “Chapter III. Economics and the Revolt Against Reason: The Revolt Against Reason”, La acción humana, edición en línea.

[6] “Primero debemos darnos cuenta de que todas las acciones las realizan individuos. Un colectivo opera siempre a través de la intermediación de uno o varios individuos cuyas acciones están relacionadas con el colectivo como fuente secundaria. Es el significado que los individuos que actúan y todos los afectados por su acción atribuyen a una acción que determina su carácter”. Ludwig von Mises, “Chapter II. The Epistemological Problems of the Sciences of Human Action, 4. The Principle of Methodological Individualism”, La acción humana, edición en línea.

[7] Ludwig von Mises “Introduction, 1. Economics and Praxeology”, La acción humana, edición en línea.

[9] Sir Thomas More, Utopía; Sir Francis Bacon, La Nueva Atlántida.

[10] Ludwig von Mises “Introduction, 1. Economics and Praxeology”, La acción humana, edición en línea.

[11] En el Organon, De Anima y trabajos biológicos de Aristóteles.

[12] Ya existían tratados sistemáticos de matemáticas entre los antiguos egipcios y babilonios. Los filósofos socráticos ya realizaron tratados sistemáticos de física.

[14] Ludwig von Mises “Introduction, 1. Economics and Praxeology”, La acción humana, edición en línea.

[15] Ibíd.

[16] Ibíd.

Published Sat, Mar 12 2011 4:36 PM by euribe