Esta noche: Duelo a muerte en la jaula de la economía

Por Robert P. Murphy y Karl Smith. (Publicado el 2 de septiembre de 2011)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/5604.

 

Mises Academy: The Fight of the Century Redux: Murphy vs. Smith

Sin piedad para el bando del estímulo

Por Robert Murphy

Lo llamaban “pan y circo" en la antigua Roma, pero eso apenas abarca los primeros intentos en el siglo IV a. de C. de arreglar la larga depresión económica de cien años utilizando métodos keynesianos.

No hay nada nuevo respecto del estímulo gestionado por el gobierno. En la vieja Roma también había rescates, restructuraciones de deuda, guerra e, inevitablemente, envilecimientos monetarios. Todo eso le llevó a la ruina, como debe pasar siempre, entonces y ahora. Las estrategias no funcionaron mejor para Nixon, Bush u Obama de lo que lo hicieron para los césares.

Por parte de Keynes, éste admiraba más a los faraones que a los césares. Afirmaba que el antiguo Egipto debía su fabulosa riqueza a la “construcción de pirámides” y la creación de nuevo dinero. Así que recomendaba lo mismo a las economías modernas.

Las pirámides modernas son los edificios públicos, las escuelas públicas, las carreteras a ninguna parte, puentes, presas, ejércitos, tanques, guerras, rescates, programas laborales y un millón de otros proyectos. En los programas de “estímulo” de Bush-Obama, el gobierno ha gastado billones y billones con resultados patéticos.

¿Quién se hace rico con estos planes? No los que se ven condenados a encontrar las rocas y arrastrarlas por el desierto y apilarlas cada vez más altas para que el faraón pueda tener un lugar elegante donde morir. Esos pobres tipos desperdiciaron sus vidas sirviendo a un dictador. Y eso nos pasa hoy: los arrastradores de rocas y apiladores de piedras son los contribuyentes, la gente saqueada por los impuestos y la inflación.

Los keynesianos de hoy piensan que son científicos y empíricos, frente a los “ideologizados” y “dogmáticos” creyentes en el libre mercado. Aún así, sus modelos estimando el “multiplicador” de gasto público están ellos mismos diseñados sobre bases keynesianas: no importa los datos con los que los alimentemos, generarán resultados keynesianos.

Cuando se les pide que den evidencias históricas del supuesto éxito de su postura, apuntan a economías terribles (como la de estados Unidos entre 1934 y 1936 o en nuestro tiempo después del TARP y el paquete de estímulos de Obama) y simplemente afirman, sin posibilidad de prueba, que las economías habrías estado mucho peor sin esa intervención.

Los keynesianos pueden llamarlo historia conjetural, si quieren. Sigue siendo fantasía creer que cualquier bien económico puede producirse desatando al Leviatán para que robe a unos para dar a otros. En la historia, la teoría y la práctica, la economía keynesiana es un fracaso.

He intentado todos los métodos que conozco para hacer que Paul Krugman acepte mi reto de debate. Hasta ahora lo ha rechazado, estoy seguro de que por buenas razones propias. Sin embargo, un valiente acólito, Karl Smith, de la Universidad de Carolina del Norte y el famoso blog modeledbehavior.com, se ha atrevido a aceptar el reto.

Si escuchan con cuidado, podrían oírle decir, mientras entra en el Coliseo virtual: “Lord Keynes, los que vamos a morir te saludamos”.

---------------------------

Rebajando las expectativas. Mi debate con Bob Murphy

Por Karl Smith

Voy a debatir con Bob Murphy el viernes a las 6 de la tarde. Es un debate en la web y es de pago por visión (20$). Lo que significa que, por supuesto, que tanto Bob como yo estaremos en el cuadrilátero, luchando por la rendición del otro.

Es el duelo a muerte en la jaula web de la economía.

¿Cuáles son los antecedentes?

Bueno, los austriacos en Mises.org reataron a Paul Krugman a un debate. Krugman puso reparos. Al no ver a ningún paladín que se les opusiera, los austriacos declararon victoria y se proyectó una nube sobre el territorio.

La perversidad se alzó y todo lo que era justo y bueno cayó en las sombras. Las flores se marchitaron. Las vírgenes lloraron. Los gatos no encontraban una postura cómoda para dormir. Era un tiempo de inimaginable peligro.

Pero cuando las cosas parecían estar más oscuras, apareció una nueva esperanza. Un héroe dio un paso adelante que podía salvar todo lo que era bueno y decente en el mundo. Un hombre que podría dar a la gente una razón para creer. Por supuesto, hablo de mí mismo.

Ahora el viernes ese héroe (yo) derrotará al gran mal y enviará al demonio de los austriacos de vuelta al fuego infernal del que provenían.

Lo que le ofrezca humildemente, querido lector, es ser parte de esta gran acontecimiento. Estar presente en el alumbramiento. Ver a la luz triunfar sobre la oscuridad. Ver al bien desterrar al mal. Ver una resolución final de la lucha maniquea que ha atraído a la humanidad desde el principio de los tiempos.

No cuesta más que una pequeña tarifa (que probablemente podría considerar un gasto de negocio: estamos usando el software de Cisco de “conferencias en la web”) para ser testigo de un punto de inflexión en la historia humana.

El hombre bueno contará historias de este acontecimiento a su hijo. En su aniversario, festejará anualmente este día. Luego mostrará el extracto de su tarjeta de crédito y dirá: “¡Tuve este cargo ese día!”

Los hombres viejos olvidan, aunque todo debería olvidarse, pero recordarán con ventaja los argumentos que se dieron ese día.

Triángulos hayekianos, cruces keynesianas y multiplicadores fiscales se recordarán nítidamente en sus tazas. Y los debates económicos nuca serán lo mismo desde este día hasta el fin del mundo, pero Bob y yo seremos recordados.

¿Se nos une, querido lector? ¿Será usted parte de este día?

¡Si es así, regístrese ahora!

 

 

Robert Murphy es investigador adjunto del Instituto Mises, donde enseña en la Mises Academy. Gestiona el blog Free Advice y es autor de The Politically Incorrect Guide to Capitalism, Study Guide to Man, Economy, and State with Power and Market, Human Action Study Guide, The Politically Incorrect Guide to the Great Depression and the New Deal y su nuevo libro Lessons for the Young Economist.

Karl Smith es professor asistente de economía electrónica y gobierno en la Escuela de Gobierno en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Published Sat, Sep 3 2011 3:19 PM by euribe